Riesgos con la Electricidad

La electricidad es el flujo de electrones a través de un material conductor. Es una fuerza dinámica que para ser controlada se deben usar aislantes y en casos de riesgo el corte del circuito por el cual fluye. Los riegos más comunes para las personas suelen ser descarga eléctrica, quemaduras o lesiones por descargas leves. Sin embargo, existen riesgos indirectos, ya que pueden provocar incendios y explosiones que a su vez atañen la integridad de las personas.

 

Riesgos para las personas

Los daños que se pueden recibir de este medio pueden variar en severidad dependiendo del flujo de corriente a través del cuerpo, el voltaje, el tipo de corriente (alterna o directa), la duración de la exposición y el área de contacto. La cantidad de variables involucradas dificultan saber bajo qué condiciones una descarga puede ser mortal, se ha encontrado que para 40V, 30mA y un par de segundos de exposición son suficientes para un resultado mortal.

 

A pesar que la piel puede servir ligeramente de aislante ya que se ha comprobado que la palma de la mano tiene una resistividad aproximada de 45000(ohms/cm), la exposición prolongada causa daños severos, esta resistencia puede disminuir a 1000(ohms/cm) si se encuentran húmedas o sudorosas. Además se encontró una mayor resistencia para el caso de corriente directa que para la alterna.

 

Comúnmente la electrocución se puede dar por tres mecanismos: (a) paro respiratorio, (b) fibrilación ventricular y (c) asfixia. Los casos (a) y (b)  pueden persistir aún cuando cesa el flujo de corriente, caso contrario sucede en el (c). Cuando se recibe el choque en la parte del cerebro que controla los músculos del diafragma se produce el paro respiratorio, y 4 minutos después la persona puede morir. Siendo el corazón la bomba del cuerpo, esta puede dejar de trabajar cuando se produce la fibrilación ventricular, esta es la situación más común de muerte por choques. La asfixia se da cuando el paso de la corriente por el cuerpo contrae los músculos del diafragma.

 

Muchas ocasiones no se puede soltar el cable o la fuente de electrocución debido a que el paso de la corriente engarrota los dedos impidiendo que estos se suelten. El flujo de coriente por una pequeña área puede producir que se alcancen elevadas temperaturas, es decir que toda la energía eléctrica pasa a ser energía térmica lo que acarrea las quemaduras.

 

Riesgos para la propiedad

Esto se produce cuando la electricidad ocasiona un incendio o explosión, una de las formas es sobrecargando un circuito por encima de su capacidad, la energía eléctrica excedente se transforma en calor, haciendo que la temperatura aumente y encendiendo cualquier material inflamable que se encuentre a su alrededor. La segunda forma es por la producción de una chispa en ambientes inflamables, ya sea proveniente de los interruptores o de un cable descubierto por sobrecarga del circuito o envejecimiento del recubrimiento.

 

Consideraciones prácticas

Los equipos eléctricos a usar en el ambiente de trabajo deben ser catalogados según la cantidad de corriente y voltaje con el que operen, ya que a mayor voltaje se da una mayor transformación de energía eléctrica a térmica; así que se debe evaluar la presencia de elementos inflamables alrededor de este que pueden causar una explosión.

 

Clavijas y cables

Al hacer conexiones de clavijas, se debe asegurar que todos los tornillos estén apretados y que el cable se encuentre sujeto a la abrazadera. Los conductores que poseen tres alambres no deben ser conectados a clavijas de dos pates, y si se tiene un cable de dos alambres no se debe usar el terminal de tierra.

Además de lo anteriormente dicho, se deben usar los cables, fusibles, clavijas, adaptadores, adecuados a cada uno de los equipos según sus especificaciones, de lo contrario puede acarrear fallas catastróficas por sobre carga del sistema.

 

Primeros Auxilios

Primero se debe cortar el paso de la corriente para separar al afectado del contacto del circuito; la persona que realizará el socorro debe estar protegida con guantes de goma que le ofrezcan un buen aislamiento contra el equipo y la victima. Avisar al resto del personal, si la víctima se encuentre sin respiración aplicar respiración boca a boca hasta que llegue el personal médico o empiece a respirar. Atender las quemaduras y otras heridas que se pudieron ocasionar por caídas, golpes, etc.

 

W.J. Hackett, G.P. Robbins. Prevención en Seguridad Industrial: primeros auxilios. Representaciones y servicios de ingeniería, S.A. Editorial TEXTO septiembre 1984. Caracas-Venezuela.

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s